Cuando el corrector ortográfico no ayuda…

Podemos clasificar los errores ortográficos en tres tipos:

  • Errores de tipeo, errores tipográficos simples que se producen al presionar mal alguna tecla.
  • Confusión entre palabras parecidas (homónimos) pero que tienen diferente significado
  • Falta de tilde (acentos ortográficos).

El corrector ortográfico del procesador de textos identifica como incorrectas las palabras que no existen (por ejemplo, hiba en vez de iba) pero no encuentra errores cuando una palabra bien escrita se utiliza  en forma incorrecta (por ejemplo, haya en vez de halla). Lo mismo sucede con algunas palabras o frases que ‘suenan’ como otras que también existen pero que tienen diferente significado (por ejemplo, consiste de dos partes en lugar de consta de dos partes). En español, hay palabras homófonas que suelen ser confundidas, como a-ha, vaso-bazo, cocer-coser, encima-enzima, haya-halla, o sea-ósea, tubo-tuvo, bello-vello, cesta-sexta, ciento-siento, e-he, has-haz, meses-meces, sabia-savia, tasa-taza, haber-a ver, ves-vez, vos-voz. En estos casos el corrector ortográfico tampoco detectará el error.

El corrector ortográfico identifica las palabras mal acentuadas cuando no existen en el idioma (por ejemplo, emúlsion, protéina, núcleico) pero no puede detectarlas si la misma palabra puede escribirse con o sin tilde según su significado, como por ejemplo: practico-práctico-practicó, practica-práctica, practicas-prácticas, curso-cursó, que-qué, hacia-hacía, seria-sería, capitulo-capítulo, ingles-inglés, numero-número-numeró, pagina-página, termino-término-terminó, etc.

Así que… hay que saber ortografía y acentuación!!!

Anuncios

Consejos para elaborar una presentación en PowerPoint

  • Es fundamental mantener la simplicidad a lo largo de toda la presentación, utilice fondo de pantalla sencillo y letra clara. Cuida la selección de colores, por ejemplo, evita el color rojo si tu intención no es destacar. Cuida también la transición entre diapositivas, evita los efectos especiales lentos o aquellos que puedan distraer al auditorio.
  • Se debe seleccionar tipo de letra, tamaño y formato teniendo en cuenta las condiciones de proyección; por ejemplo, si se proyectará a un gran auditorio el tamaño y el contraste entre el texto y el fondo deberá garantizar que quienes estén sentados lejos de la pantalla puedan leer sin dificultad.
  • La extensión del texto de cada diapositiva debe limitarse a unas seis líneas, con unas seis palabras por línea. No es recomendable incluir más de seis diapositivas de texto consecutivas y no conviene incluir demasiadas diapositivas en total. No se deben incluir párrafos en las diapositivas, excepto en caso de cita textual. Es preferible escribir frases y no oraciones; la diapositiva es un soporte y no un reemplazo de la exposición.
  • Cuida la redacción y la ortografía, ya que los errores se magnifican al ser proyectados.
  • Los gráficos, mapas, dibujos y fotografías deben incluirse si permiten visualizar conceptos que de otro modo serían difíciles de comprender. Evita imágenes prediseñadas o clipart, ya que le restan creatividad a la presentación.
  • Las viñetas deben ser consistentes, por ejemplo, si son acciones, todas deben comenzar con verbos.
  • Es recomendable que cada diapositiva tenga un título que aclare el punto que se desea comunicar y que lleve el nombre del estudiante y otros datos pertinentes en el ángulo inferior derecho.
  • Es conveniente que la apariencia de las diapositivas sea variada, se puede intercalar texto con imágenes, así como alguna variación en el diseño de la diapositiva. Por ejemplo, evitar que todas sean viñetas, o que todas tengan una frase en el centro.
  • Es bueno incluir una diapositiva final que diga “Gracias” o algún mensaje de despedida.
  • Es útil imprimir la presentación y pedirle a alguien que la lea, así se ven con más claridad los errores o inconsistencias. Ensaya tu presentación y observa el tiempo de duración, la velocidad con la que debes pasar las diapositivas.

Consejos para la presentación 

  • Evita leer lo que está escrito en las diapositivas, sólo debes utilizarlas como soporte de tu exposición.
  • Mantén contacto visual con el auditorio y no le des la espalda al hablar.
  • Utiliza tu rostro, tu voz, tus manos y tu cuerpo para acompañar la exposición.
  • Realiza pausas intencionales en diapositivas centrales, para garantizar variación en el ritmo de la exposición.
  • Por respeto a la audiencia, debes controlar, con anticipación, que todo funcione correctamente. Siempre conviene estar preparado, en caso de que el equipo no funcione. Se puede llevar una copia de las diapositivas… si el equipo falla, el estudiante debe continuar…