Coherencia y cohesión

Cada vez que se utiliza el lenguaje se produce un texto, el cual puede ser definido como una unidad de lenguaje en uso (Halliday y Hasan, 1976). El texto es producto de una actividad verbal de carácter social, lo que implica destacar en él la intención del emisor, la situación de comunicación en la que se produjo y su carácter estructurado. Para que un texto se considere tal, no puede ser apenas una sucesión de oraciones sino que debe ser coherente y cohesivo. La coherencia implica que se perciba el texto como un todo; la cohesión supone que las oraciones están conectadas entre sí por elementos concretos.

Coherencia: es la adecuación a la situación comunicativa en la que tiene lugar (consistencia en registro) y la adecuación de las distintas oraciones que lo forman en relación con el significado (cohesión). La consistencia en registro se manifiesta a través de tres factores:

  • campo: es la acción social en que se produce el texto, lo que se está haciendo en ese momento, el marco institucional en que se inserta el texto (dar una clase, conversar con un amigo, etc.). Esto incluye el tema del texto.
  • tenor: es el conjunto de relaciones sociales que existen entre los participantes (docente-alumno, amigo-amigo, etc.). Incluye ubicación, género y acontecimiento. Debemos considerar emisor y receptor.
  • modo: es el canal por el que se transmite el texto. Esto incluye el medio (oral, escrito), el tipo de texto (narrativo, conversacional, etc.) y el registro (la variedad del dialecto elegido)

Cohesión: se manifiesta a través de relaciones léxico-gramaticales. Estas relaciones son las que indican que un texto no es una mera suma de oraciones sino una unidad de significado.

Las relaciones cohesivas gramaticales son:

  • referencia: se establece a través de pronombres. Un pronombre funciona como una instrucción de búsqueda: hay que buscar en el texto la expresión a la que refiere. Según el lugar en que se encuentre esa expresión, la referencia puede ser:
    • anafórica: en una posición anterior en el texto,
    • catafórica: en una posición posterior,
    • endofórica: dentro del texto,
    • exofórica: fuera del texto;
  • sustitución: consiste en reemplazar una expresión por otra. La expresión no es sinónima pero en el contexto refiere a lo mismo;
  • elipsis: es la sustitución por cero, se elimina un elemento que ya apareció mencionado;
  • conjunción: indica de qué manera lo que sigue se relaciona con lo que ya ha sido mencionado. Las conjunciones pueden ser: aditivas (agregan información), adversativas (contrastan información), temporales (ordenan en el tiempo), causales, consecutivas (indican causa-consecuencia).

La cohesión léxica obedece a elecciones que se llevan a cabo dentro de campos semánticos particulares. Un campo semántico es un espacio textual en el que se espera la aparición de determinadas palabras en relación con el tema tratado y el contexto de situación. Las relaciones cohesivas léxicas son:

  • reiteración: es la repetición de una misma palabra, un sinónimo, un antónimo o una palabra general dentro del texto (un hipónimo, un hiperónimo);
  • colocación: consiste en agrupar palabras porque pertenecen a un campo semántico común, por ello tienden a co-ocurrir en los textos (la presencia de una hace esperable la presencia de otras que vienen asociadas en determinados contextos)

Para seguir leyendo:

  • Halliday, M.A.K. y Hasan, R. (1976). Cohesion in English. Londres: Longman.
  • Menéndez, S. M. (2006). ¿Qué es una gramática textual? Buenos Aires: Littera Ediciones.
  • van Dijk, T. (1992) La ciencia del texto. Barcelona: Paidós.
Anuncios