Libro sobre escritura académica y científica

Con mucha alegría comparto la noticia de la publicación de mi primer libro. La presentación es el sábado 2 de abril a las 20.00 en el Instituto Magnasco de la ciudad de Gualeguaychú.

Dirección: Camila Nievas 78.

portada

Al ingresar al nivel superior, los estudiantes se enfrentan con una nueva cultura, una nueva forma de leer y escribir que es necesario aprender. Textos académicos y científicos: Pautas de escritura para principiantes ha sido elaborado para acompañar el ingreso a esa cultura y es el resultado de años de trabajo con estudiantes de nivel superior y con colegas que han encontrado en estas páginas una guía práctica y sencilla. La demanda y aceptación que he recibido de versiones preliminares de este manual me han impulsado a que hoy se publique en forma impresa. Sin intención de querer agotar el tema, he elegido un recorrido por los textos académicos y científicos que con frecuencia se leen y se escriben en la universidad, junto con algunas pautas de redacción y revisión. Comprender las características de estos trabajos resulta un paso hacia la mejora de la comprensión y producción de los mismos.

Anuncios

El metatexto o metadiscurso

El discurso académico-científico se caracteriza por definir sus objetivos textuales y su organización textual desde el comienzo (desde la introducción) y también remitir, desde distintos segmentos, a diversos sectores del texto, por medio de indicaciones como cf. (confrontar) o v. (ver), supra (más arriba) o infra (más abajo), por ejemplo. Es más, en la conclusión suele hacerse también un señalamiento metatextual de diferentes segmentos previos. En estos textos suelen utilizarse diferentes procedimientos para guiar el reconocimiento de las partes y facilitar la comprensión:

 

  • conectores que organizan la información: en primer lugar, por otra parte, etc.;
  • conectores que indican un cambio de orientación o punto de vista: en cambio, por el contrario, etc.;
  • frases que explicitan la organización textual: como ya hemos dicho, hasta aquí, a continuación, etc.;
  • elementos paratextuales: la disposición del texto, títulos, subtítulos, gráficos, imágenes, cuadros, etc.;
  • marcas gráficas o tipográficas que permiten visualizar la jerarquización de la información: números, negrita, etc.

Entre las marcas lingüísticas que organizan el texto, encontramos dos grupos:

 

Marcadores que estructuran el texto: afectan un fragmento relativamente extenso (como un párrafo o un grupo de oraciones). Establecen orden y relación significativa. Se los puede dividir según la función que cumplan:

 

  • Introducir el tema del texto: el objetivo principal de… es; el propósito de este trabajo…; nos proponemos exponer; este texto trata de; etc.
  • Iniciar un tema nuevo: con respecto a; en cuanto a; con relación a; en relación con; acerca de; etc.
  • Marcar orden: en primer lugar; en segundo lugar; finalmente; ante todo; luego; después; para comenzar; para finalizar; para terminar; a continuación; etc.
  • Distinguir: por un lado, por el otro; por una parte, por otra (parte); en cambio; ahora bien; no obstante; por el contrario; sin embargo; etc.
  • Continuar sobre el mismo tema: además; luego; después; asimismo; a continuación; también; y; por añadidura; etc.
  • Hacer hincapié: vale la pena destacar; cabe destacar; hay que tener en cuenta; lo más importante; la idea central es; en efecto; es decir; o sea; esto es; en otras palabras; dicho de otra manera; como se ha dicho (anteriormente); etc.
  • Detallar: por ejemplo; lo que equivale a; en particular; en el caso de; a saber; así; como por ejemplo; etc.
  • Resumir: en resumen; en pocas palabras; en conjunto; para resumir; etc.
  • Terminar: en conclusión; para concluir; para finalizar; por último; etc.
  • Indicar tiempo: antes; anteriormente; al mismo tiempo; simultáneamente; durante; entonces; a continuación; después; luego; hasta que; al fin; en cuanto; cuando; etc.

Marcadores que estructuran ideas: afectan fragmentos más breves (como oraciones o frases). Conectan ideas entre sí en el interior de la oración. Se los puede dividir de acuerdo a la relación que establecen entre las ideas:

 

  • Causa: porque; visto que; a causa de; con motivo de; ya que; puesto que; dado que; considerando que; teniendo en cuenta que; etc.
  • Consecuencia: en consecuencia; de modo que; de este modo; por esto; por eso; por lo cual; por lo que; por consiguiente; así; entonces; y; etc.
  • Condición: a condición de; siempre y cuando; en caso de; con tal de; y a cambio; etc.
  • Finalidad: para; para que; a fin de; con el propósito de; con el fin de; etc.
  • Oposición: pero; sin embargo; no obstante; en cambio; por el contrario; contrariamente; al contrario; etc.
  • Objeción (concesión): aunque; si bien; a pesar de; aun (+ gerundio); aun así; por más que; aun cuando; etc.

 

 

Fuentes consultadas:

 

Clerici, C. (2013). Lectura y escritura de textos académicos y científicos. Manuscrito no publicado. Recuperado de https://www.academia.edu/3218131/Lectura_y_escritura_de_textos_acad%C3%A9micos_y_cient%C3%ADficos

Ramírez Gelbes, S. (2011, junio). La escritura del texto científico. Taller de escritura científica. Caicyt-CONICET.

Recomendaciones para escribir y revisar monografías

En mis años de experiencia corrigiendo monografías he visto errores muy diversos… a pesar de las pautas que suelo dar a los estudiantes.

La dificultad principal está en la redacción, especialmente en los fragmentos escritos por los propios estudiantes.  Además, hay quienes no conocen las normas para citar bibliografía, algunos simplemente copian y pegan, otros no saben aprovechar los recursos de los procesadores de texto, hay quienes no saben cómo diseñar la página…

Es cierto que en una monografía importa el tema más que la cantidad de páginas; importa la presentación, la prolijidad, pero no más que la estructura y la calidad de las cosas que se dicen. Sin embargo:

Por regla general, estadísticamente comprobable, el redactor que tiene problemas de prolijidad, de sintaxis, de ortografía, los tiene también en el nivel del razonamiento, de la estructura lógica de sus ideas, porque todos esos problemas tienen un origen similar: deficiente preparación técnica, escasas lecturas previas, falta de costumbre en la escritura, etc. (Ander-Egg y Valle, 1997, p.89)

Van algunas recomendaciones…

El orden normal nombre-apellido sólo se altera en listados por orden alfabético, o sea que si se menciona una sola persona, como es el caso de un docente o un estudiante que realiza el trabajo solo, no debe alterarse el orden.

Los títulos y subtítulos no llevan puntos, dos puntos u otros signos al final.

El texto debe ser uniforme, esto significa que hay que revisar que no cambie –por descuido– el tipo de letra, el espacio entre párrafos y entre líneas, el tamaño de los márgenes, por ejemplo.

Revisar ortografía y acentuación cuidadosamente y no confiar “ciegamente” en el corrector ortográfico. Los procesadores de texto no están preparados, por ejemplo, para distinguir entre “seria” y “sería” o entre “práctico” y “practico”, en esos casos hay que tener cuidado aunque el corrector no marque error. Por el contrario, cuando se usa vocabulario técnico o términos que son correctos pero no han sido incluidos en diccionarios de la lengua española, es necesario ignorar las sugerencias del corrector, tal es el caso de “ingresantes”, “operacionalización”.

El uso de viñetas (listas y enumeraciones) no debe ser excesivo y siempre debe venir precedido de algún tipo de introducción, al menos una frase que indique qué es lo que se incluye a continuación.

Los párrafos deben separarse con un renglón en blanco o con sangría (dependiendo del límite de páginas que haya que respetar). No basta con hacer simplemente “enter” para indicar que ha terminado un párrafo.

Cada vez que comienza un párrafo es necesario incluir un sujeto. No es conveniente comenzar diciendo “Tienen…” ¿a qué refiere?, “Por ello…” ¿por qué? Los títulos y subtítulos no son parte de la primera oración de un párrafo, o sea que luego de un título como “Normas APA” no se debe comenzar diciendo “Son…”, o luego del título “Sustantivos” no se debe comenzar “Se clasifican en…” sino que es necesario repetir o reformular para que la oración tenga sujeto.

La bibliografía o referencias bibliográficas se ordenan alfabéticamente por el apellido del autor (hay un ejemplo al final de este escrito).

Para profundizar en el tema

Ander-Egg, E. y Valle, P. (1997). Guía para preparar monografías (4ª ed.). Buenos Aires: Lumen-Hvmanitas.

Clerici, C. (2012, junio 24). ¿Cómo hacer una monografía? (video). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=EOJyB6EyG24

Clerici, C. (2013). Lectura y escritura de textos académicos y científicos. Manuscrito no publicado, recuperado de http://www.academia.edu/3218131/Lectura_y_escritura_de_textos_academicos_y_cientificos

APA 6 – ¿Cómo citar?

Fapa_6ta_eduente consultada:

American Psychological Association (2009). Publication Manual of the American Psychological Association. (6ta ed.) Washington, DC: APA.

Este material se utiliza con fines exclusivamente académicos y didácticos. No se trata de un documento estático sino que es revisado y actualizado periódicamente. Para una versión más completa:

Clerici, C. (2013). Lectura y escritura de textos académicos y científicos. Manuscrito no publicado, disponible en http://www.academia.edu/3218131/Lectura_y_escritura_de_textos_academicos_y_cientificos

 

A continuación veremos sólo algunos ejemplos del modo de incluir la bibliografía siguiendo estas normas.

Datos de autoría

Cualquiera sea el sistema que se utilice, se debe incluir la siguiente información:

  • Autor
  • Fecha
  • Publicación

y en caso de que sea un libro:

  • Ciudad
  • Editorial

La cita al final de escrito (bibliografía y referencias)

La lista de referencias se incluye al final y debe incluir toda la información necesaria para que el lector pueda localizar y recuperar cualquier fuente citada en nuestro texto. Se ordena alfabéticamente por apellido del autor. Si la cita no tiene autor, se ordena por el título del trabajo. En este caso se utiliza una versión abreviada del título para la cita en el texto. Se utiliza sangría francesa (ATENCIÓN: en este blog no pude colocar la sangría francesa en los ejemplos).

Se usa mayúscula sólo para la primera letra de títulos que no sean revista (libros, artículos, páginas web, etc.). Se usa mayúscula para todas las iniciales de palabras principales de los títulos de revistas.

Se usa cursiva para trabajos largos, como libros y revistas. No se usa ni cursiva, ni comillas, ni subrayado para trabajos cortos como ensayos, artículos, capítulos, etc. Si se consulta un capítulo dentro de un libro, lo que va en cursiva es el libro. Si es un artículo en una revista, lo que va en cursiva es la revista. Hay ejemplos más adelante.

Formas básicas  

Libro   completo Apellido, N. (Año). Título. Ciudad: Editorial.
Capítulo   de libro Apellido, N. (Año). Título del capítulo o la entrada.   En N. Apellido (Ed.), Título del libro (pp. xx-xx). Ciudad: Editorial.
Artículo en revista Apellido, N. (Año). Título del artículo. Título de   la revista, volumen (número) páginas.
Tesis Apellido, N. (Año). Título. (Tesis inédita de   maestría o doctorado). Nombre de la institución, Localización.
Recursos en internet Apellido, N. (Año) Título del documento o artículo. D.o.i.   (o URL)

  

Algunas aclaraciones

  • Se coloca el apellido con la primera letra mayúscula, coma, inicial del nombre, punto. Si es más de un autor se separan con comas, el último se une con “y”.
  • Se coloca el año o las letras “s.f.” si la publicación no tiene fecha y no es posible obtenerla. Las publicaciones en eventos científicos suelen incluir también el mes. Para un artículo de revista no es necesario incluir día ni mes de publicación.
  • Si la obra tiene subtítulo se usa dos puntos y luego se comienza con mayúscula.
  • El número de edición se escribe entre paréntesis después del nombre del libro. Si es la primera edición no se indica.
  • Para referencias no periódicas (libros, etc.), en caso de utilizar sólo un capítulo, se usan las letras pp. para las páginas en las que se encuentra lo citado (por ejemplo, pp.20-32).
  • Para referencias periódicas (revistas, etc.), en caso de utilizar un artículo, no se utilizan las letras pp. para las páginas, sólo se unen los números con guión (por ejemplo, 20-32).

La cita de los documentos electrónicos está sujeta a modificaciones continuas, dado que la tecnología se expande. En general se trata de suministrar la mayor cantidad de datos disponibles a los lectores. Si la obra sólo está disponible en la Web se puede indicar de diferentes maneras. Se indica el d.o.i.[1], la URL[2]. La fecha de consulta se incluye en caso de publicaciones inestables. No se indica URL si leemos libros de GoogleBooks, por ejemplo, o si fueron escaneados y subidos a páginas no oficiales como Scribd, buenas tareas, Taringa, etc. Cualquiera sea el estilo que se utilice, debe ser el mismo en todo el texto, veamos algunas opciones:

Según la APA, el uso de notas a pie de página debe restringirse al mínimo. Se recomienda para notas explicativas largas que pueden distraer al lector. No se usa para la cita bibliográfica.

La cita en el texto

La APA utiliza el sistema de autor y año. El apellido del autor y la fecha de publicación se incluyen dentro de la oración y la información completa aparece al final del documento, en referencias bibliográficas. Según la APA, todas las referencias citadas en el texto deben aparecer en la lista de referencias del final del trabajo (y viceversa).

Si la oración incluye el apellido del autor (sin inicial del nombre), sólo se escribe la fecha entre paréntesis.

Pérez (2011) sostiene que…………………..

De acuerdo con Pérez (2011),………………………..

Si la oración incluye autor y año (sin inicial del nombre), no se usa paréntesis.

En 2011, Pérez comprobó que………………………………….

En un artículo de 2011, Pérez argumenta que…………………………..

Si no se incluye el autor en la oración, se escribe entre paréntesis el apellido y la fecha

……………………………………….. (Pérez, 2011)

Si se cita textualmente, se sigue el mismo formato pero se incluye el fragmento citado entre comillas y se agrega p. y el número de página entre paréntesis (antes se utilizaban dos puntos pero a partir de la 6a edición se usa la petra pe). Por ejemplo:

Pérez (2011, p.45) afirma que “………………………………”

En palabras de Pérez (2011) “…..……………………………” (p.45)

“……………………………………………” (Pérez, 2011, p.45)

La escritura, puntuación y orden de la cita textual debe coincidir completamente. Cualquier alteración que se hace debe indicarse claramente:

–       . . . tres puntos con espacios indican que se ha omitido un fragmento[3]

–       [] los corchetes se usan para insertar texto aclaratorio en la cita

–       Cuando se subraya, se incluye negrita o cursiva se aclara “el subrayado es nuestro”, en ocasione se aclara también si ya estaba así en el texto fuente “el subrayado es original”.

Si leemos un autor en la obra de otro autor

Este caso se conoce como fuente secundaria y sólo es correcto utilizarlo cuando la fuente original no está disponible. Por ejemplo:

El condicionamiento clásico tiene muchas aplicaciones prácticas (Watson, 1940, citado en Lazarus, 1982)

Watson (citado en Lazarus, 1982) sostiene la versatilidad de aplicaciones del condicionamiento clásico.

Si la cita es breve (menos de 40 palabras, dos líneas o menos) se incluye en nuestro párrafo.

Si la cita es extensa (más de 40 palabras, tres líneas o más) se incluye en párrafo aparte, sin comillas, con margen más amplio y en cursiva (generalmente a cinco espacios del margen izquierdo).

Las comunicaciones personales (por ejemplo, entrevista y correo electrónico) se citan en el texto pero no se incluyen en la lista de referencias. Por ejemplo:

“……………………….” (F. López, comunicación personal, 12 de octubre de 2011)

F. López (comunicación personal, 12 de octubre de 2011) considera que……………….

Si la obra tiene dos autores, se citan los dos siempre.

Si la obra tiene tres, cuatro o cinco autores, se citan todos la primera vez. En las menciones subsiguientes se cita el primer autor seguido de et al. / y otros / y cols. Se citan todos en la sección “referencias”.

Si son seis autores o más, se utiliza et al. / y otros / y cols (se usa siempre la misma forma). desde la primera vez que se menciona. Se citan todos en la sección “referencias”.

Veamos algunos ejemplos

Libro con un autor

Botta, M. (2002). Tesis, monografías e informes: Nuevas normas y técnicas de investigación e información. Buenos Aires: Editorial Biblos.

Libro con dos autores

Huertas, J. A. y Montero, I. (2000). La interacción en el aula: Aprender con los demás. Buenos Aires: Aique.

Libro con tres (o más) autores

Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C. y Baptista Lucio, P. (2010). Metodología de la investigación (5ta ed.). México: McGraw-Hill.

Autor desconocido[4]

Poema del mio Cid. (1983). Buenos Aires: Colihue.

Libro con editor/es o compilador/es

Hunermann, P. y Eckhott, M (Eds.). (1998). La juventud latinoamericana en los procesos de globalización: Opción por los jóvenes. Buenos Aires: Flacso-Eudeba.

Capítulo en libro del mismo autor

Benveniste, E. (1971). Cap. 2: Ojeada al desenvolvimiento de la Lingüística.Problemas de Lingüística General (pp. 20-32). Madrid: Siglo XXI.

Capítulo en libro de otro autor

Szulik, D. y Valiente, E. (1999). El rechazo a los trabajadores inmigrantes de países vecinos en la Ciudad de Buenos Aires: aproximaciones para su interpretación. En M. Margulis y M. Urresti (Eds.), La segregación negada: cultura y discriminación social (pp. 223-243). Buenos Aires: Biblos.

Artículo en una revista

Clerici, C. (2012). El juego como estrategia de enseñanza y aprendizaje en el nivel superior. Diálogos Pedagógicos, X (19) 136-140.

Artículo con tres a seis autores

Kernis, M. H., Cornell, D. P., Sun, C. R., Berry, A., & Harlow, T. (1993). There’s more to selfesteem than whether it is high or low: The importance of stability of self-esteem. Journal of Personality and Social Psychology, 65, 1190-1204.

Artículo con más de seis autores

Harris, M., Karper, E., Stacks, G., Hoffman, D., DeNiro, R., Cruz, P., et al. (2001). Writing labs and the Hollywood connection. Journal of Film and Writing, 44 (3), 213-245.

Trabajos que no han sido publicados con universidad citada[5]

Clerici, C. (2012). Métodos y técnicas de trabajo intelectual. Manuscrito no publicado, Facultad de Bromatología, Universidad Nacional de Entre Ríos, Argentina.

Trabajos no publicados disponibles en internet

Clerici, C. (2013). Lectura y escritura de textos académicos y científicos. Manuscrito no publicado. Disponible en http://www.academia.edu/3218131/Lectura_y_escritura_de_textos_academicos_y_cientificos

Fuente secundaria[6]:

Se proporciona la fuente secundaria en la lista de referencias; en el texto se nombra el trabajo original y se proporciona una cita para la fuente secundaria. Por ejemplo, si Bruner está citado en García Canclini y no se leyó ese trabajo, se cita García Canclini en las referencias.

García Canclini, N. (1997). Imaginarios urbanos. Buenos Aires: Eudeba, 24.

(24 es la página en la que se discute ese documento).

Pero en el texto

Según Bruner (citado en Canclini, 1997), ……………….

Artículo de diario con autor

Washington Uranga. (2001, octubre 20). La UBA honró al teólogo Gustavo Gutiérrez con un Honoris Causa. Un doctorado de la liberación. Página 12, Universidad. 16.

Artículo de diario sin autor

La elevación de la calidad educativa. (2001, octubre 20). Clarín: Opinión, 8-9.

Publicación gubernamental

National Institute of Mental Health. (1990). Clinical training in serious mental illness. (DHHS Publication No. ADM 90-1679). Washington, DC: U.S. Government Printing Office. 

Libro o artículo sin autor ni editor nombrados

New drug appears to sharply cut risk of death from heart failure. (1993, julio 15). The Washington Post, p. A12.

Tesis de doctorado

Estaun Ferrer, S. (1980). Estudio evolutivo de los indicios gráficos de la temporalidad. Tesis de Doctorado no publicada, Universidad Autónoma de Barcelona, Facultad de Letras, España.

Medios sociales

La APA realiza recomendaciones continuamente en http://blog.apastyle.org/apastyle/social-media/

Algunas consideraciones generales

Las citas se redactan en el idioma del artículo citado. En español, se usa y (en el texto y en la literatura citada) antes del último autor del artículo. En inglés se usa and. Esta regla aplica sin importar el idioma de la cita. Algunos autores consideran que no se debe usar el signo & (ampersand).

Algunas revistas exigen que se abrevien los nombres de las revistas, otras los escriben completos y las demás permiten ambos usos (aunque no en el mismo artículo). Si es posible, se debe escribir los títulos completos para evitar errores e inconsistencias en las abreviaturas (por ejemplo la sigla RIE puede referir a la Revista de Investigación Educativa o a la Revista Iberoamericana de Educación). Los títulos de revista de una sola palabra (e.g., Evolution, Nature) no se abrevian, tampoco deben abreviarse las palabras cortas ni las que son difíciles de reconocer a partir de la abreviatura.

Algunas instituciones publican artículos sin identificar a los autores. En estos casos, conocidos como autor corporativo, la institución se considera como autora y sus siglas oficiales (por ejemplo, FAO) se usan para citar el trabajo. Cuando se cita la obra de una institución, la primera vez que aparece citada debe escribirse completo el nombre de la institución, seguido de la sigla en paréntesis (si la tiene) y las siguientes veces que se cite, se usa sólo la sigla. Ejemplo: (Centro de Estudios Públicos [CEP],1995) la primera vez; (CEP, 1995) la segunda y sucesivas veces. En la literatura citada se usa la sigla seguida por  el nombre de la institución [por ejemplo, FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations)]. A veces resulta imposible determinar quién es el autor o cuál es la institución responsable de un trabajo que queremos citar; en estos casos, que deben ser muy raros, se usa la palabra Anónimo como autor.

Este material puede tener errores. He realizado todos los esfuerzos para que estos sean mínimos, si encuentra alguno por favor notifíquelo a clericicarolina@hotmail.com. Usted es libre de usar o modificar este manual para su uso con fines académicos y didácticos bajo la condición de reconocer a la autora y mantener esta licencia para las obras derivadas.


Notas:

[1] DOI (del inglés Digital Object Identifier, significa identificador de objetos digitales) es una secuencia numérica

[2] URL (del inglés Uniform Resource Locator, significa localizador uniforme de recursos) es una secuencia de caracteres que se utiliza para nombrar recursos en internet, o sea, lo que conocemos como link, enlace o dirección de un recurso en la Web, por ejemplo http://www.fb.uner.edu.ar/ es la URL del sitio de la Facultad de Bromatología.

[3] No corresponde tres puntos entre paréntesis (…). Esta confusión se debe a un error de traducción o interpretación, ya que en el manual de la APA usan los tres puntos entre paréntesis para aclarar a qué se refieren con tres puntos pero en las citas utilizan tres puntos espaciados.

[4] Se trata de un autor que es desconocido por todos, no sólo por nosotros!!!

[5] Este estilo se debe utilizar para clases virtuales que no están disponibles para el público también para apuntes elaborados por docentes.

[6] Se trata de la cita de un trabajo comentado en una fuente secundaria. Por ejemplo, para un trabajo de Bruner citado en García Canclini.

Cómo hacer citas automáticamente