¿Cómo citar leyes siguiendo el estilo APA?

He demorado en dar respuesta a la gran cantidad de consultas que he recibido sobre el modo de citar leyes ya que me vi en la necesidad de contactarme con uno de los editores del equipo de trabajo de la American Psychological Association (a través del correo electrónico StyleExpert@apa.org) dado que la cita de leyes es un tema complejo.

La dificultad surge porque en Estados Unidos –de donde vienen las normas APA– las leyes no son como en Argentina, donde se caracterizan por tener un número y un nombre.

En el manual de la APA (2009, pp.216-224), se indica que las citas de material legal tienen formatos diferentes al resto de lo que indica dicho manual. La principal diferencia es que el material legal se cita a pie de página en cambio el resto de las citas se hacen mencionando apellido de autor y año en el texto, sin utilizar las notas a pie de página. De ser posible, la APA sugiere que se mantenga el estilo de autor y año y que se evite el uso de notas a pie de página.

Las citas de material legal siguen el estilo de The Bluebook (El Libo Azul), que es el un manual estándar de citas legales en gran parte de Estados Unidos. El editor de la APA, en respuesta a mi consulta, buscó en ese manual y encontró un apartado para citas de Argentina.

Su respuesta fue la siguiente:

Law No. <number>, <province abbreviation, if relevant>, <promulgation date>, [<volume number>] <reporter abbreviation> <first page> (<country abbreviation if not evident from context>).

Traducción:

Ley Nº <número>, <abreviatura de la provincia, si es relevante>, <fecha de promulgación>, [<número de volumen>] <abreviatura del reportero> <primera página> (<abreviatura del país si es evidente por contexto>).

Como con cualquier referencia que uno hace, el objetivo es que el lector tenga la información necesaria para poder acceder al material citado. Entiendo que para citas en publicaciones en inglés y de circulación internacional la recomendación del editor de la APA es la más conveniente. Sin embargo, en el marco de las ciencias sociales –que es el área en que me desempeño– y con la experiencia de consultas provenientes de quienes realizan trabajos de investigación documental o de campo, sugiero que se cite de la siguiente manera:

Nombre de la ley, Nº y año.

Por ejemplo: Ley de Educación Nacional, Nº 26.206, 2006.

Para seguir leyendo

Recomendaciones para escribir y revisar monografías

En mis años de experiencia corrigiendo monografías he visto errores muy diversos… a pesar de las pautas que suelo dar a los estudiantes.

La dificultad principal está en la redacción, especialmente en los fragmentos escritos por los propios estudiantes.  Además, hay quienes no conocen las normas para citar bibliografía, algunos simplemente copian y pegan, otros no saben aprovechar los recursos de los procesadores de texto, hay quienes no saben cómo diseñar la página…

Es cierto que en una monografía importa el tema más que la cantidad de páginas; importa la presentación, la prolijidad, pero no más que la estructura y la calidad de las cosas que se dicen. Sin embargo:

Por regla general, estadísticamente comprobable, el redactor que tiene problemas de prolijidad, de sintaxis, de ortografía, los tiene también en el nivel del razonamiento, de la estructura lógica de sus ideas, porque todos esos problemas tienen un origen similar: deficiente preparación técnica, escasas lecturas previas, falta de costumbre en la escritura, etc. (Ander-Egg y Valle, 1997, p.89)

Van algunas recomendaciones…

El orden normal nombre-apellido sólo se altera en listados por orden alfabético, o sea que si se menciona una sola persona, como es el caso de un docente o un estudiante que realiza el trabajo solo, no debe alterarse el orden.

Los títulos y subtítulos no llevan puntos, dos puntos u otros signos al final.

El texto debe ser uniforme, esto significa que hay que revisar que no cambie –por descuido– el tipo de letra, el espacio entre párrafos y entre líneas, el tamaño de los márgenes, por ejemplo.

Revisar ortografía y acentuación cuidadosamente y no confiar “ciegamente” en el corrector ortográfico. Los procesadores de texto no están preparados, por ejemplo, para distinguir entre “seria” y “sería” o entre “práctico” y “practico”, en esos casos hay que tener cuidado aunque el corrector no marque error. Por el contrario, cuando se usa vocabulario técnico o términos que son correctos pero no han sido incluidos en diccionarios de la lengua española, es necesario ignorar las sugerencias del corrector, tal es el caso de “ingresantes”, “operacionalización”.

El uso de viñetas (listas y enumeraciones) no debe ser excesivo y siempre debe venir precedido de algún tipo de introducción, al menos una frase que indique qué es lo que se incluye a continuación.

Los párrafos deben separarse con un renglón en blanco o con sangría (dependiendo del límite de páginas que haya que respetar). No basta con hacer simplemente “enter” para indicar que ha terminado un párrafo.

Cada vez que comienza un párrafo es necesario incluir un sujeto. No es conveniente comenzar diciendo “Tienen…” ¿a qué refiere?, “Por ello…” ¿por qué? Los títulos y subtítulos no son parte de la primera oración de un párrafo, o sea que luego de un título como “Normas APA” no se debe comenzar diciendo “Son…”, o luego del título “Sustantivos” no se debe comenzar “Se clasifican en…” sino que es necesario repetir o reformular para que la oración tenga sujeto.

La bibliografía o referencias bibliográficas se ordenan alfabéticamente por el apellido del autor (hay un ejemplo al final de este escrito).

Para profundizar en el tema

Ander-Egg, E. y Valle, P. (1997). Guía para preparar monografías (4ª ed.). Buenos Aires: Lumen-Hvmanitas.

Clerici, C. (2012, junio 24). ¿Cómo hacer una monografía? (video). Recuperado de https://www.youtube.com/watch?feature=player_detailpage&v=EOJyB6EyG24

Clerici, C. (2013). Lectura y escritura de textos académicos y científicos. Manuscrito no publicado, recuperado de http://www.academia.edu/3218131/Lectura_y_escritura_de_textos_academicos_y_cientificos

¿TIC, TIC’s, TICs o tics?

Para hacer referencia a las Tecnologías de la Información y la Comunicación se debe utilizar la sigla TIC. En relación con el plural de siglas, la Real Academia Española indica:

“Aunque en la lengua oral tienden a tomar marca de plural ([oenejés] = ‘organizaciones no gubernamentales’), son invariables en la escritura: las ONG; por ello, cuando se quiere aludir a varios referentes es recomendable introducir la sigla con determinantes que indiquen pluralidad: Representantes de algunas/varias/numerosas ONG se reunieron en Madrid. Debe evitarse el uso, copiado del inglés, de realizar el plural de las siglas añadiendo al final una s minúscula, precedida o no de apóstrofo: CD’s, ONGs.” (Diccionario panhispánico de dudas (2005), Real Academia Española. Disponible en http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=nNmc4LzNaD6zHPhgWc)

–> Es decir que no se debe utilizar TIC’s ni TICs. Tampoco debe usarse tics, ya que es el plural del sustantivo tic “Movimiento convulsivo, que se repite con frecuencia, producido por la contracción involuntaria de uno o varios músculos.” (DRAE, disponible en http://lema.rae.es/drae/?val=tic)

@RAEinforma

@RAEinforma

Distintas formas de explicar

Para que la explicación sea exitosa, debe adaptarse al receptor, a la situación de comunicación y debe ser clara y ordenada. Cuando la explicación se da en una conversación cara a cara, como es una clase, el receptor puede plantear sus dudas, pedir aclaraciones, manifestar de algún modo que no está comprendiendo  y, en función de ello, el emisor se esforzará por solucionar esa dificultad. En los textos escritos, como manuales y artículos científicos, el recetor no está presente y esto significa que el escrito debe presuponer cuáles serán las dificultades, anticiparse a las preguntas y tratar de resolverlas. Para ello puede recurrir adiferentesprocedimientos; los más utilizados son:

Definición: Cuando el locutor supone que el receptor desconoce algún término, puede definirlo. Su finalidad esfacilitar la comprensión. Existen diferentes maneras de definir un concepto:

  • Definición de equivalencia: establecer una equivalencia de significado (los marcadores son el verbo ser y signos de puntuación como dos puntos, guiones, paréntesis o rayas);
  • Definición descriptiva: describir las características distintivas del objeto que se designa, se trata de una definición descriptiva (los marcadores son los verbos ser, poseer, consistir, conformar y construcciones como está formado por, está constituido por, etc.);
  • Definición funcional: indicar cuál es la función del objeto que se designa (algunos marcadores son se usa para, sirve para, cumple la función de, etc.);
  • Definición de denominación: proporcionar el término técnico o científico que se utiliza para denominar el objeto (algunos marcadores son los verbos llamar, denominar, designar, etc.)

Comparación y analogía: Se utilizan objetos más conocidos por el lector para explicar otros menos conocidos o más abstractos, se hace un paralelo con un concepto o situación que se presume conocido por el receptor. Son marcadores de analogía: como si, es como, es lo mismo que, tal como, etc.

Reformulación: Cuando el locutor supone que idea que explica es difícil de comprender, puede reformularla, decirla de un modo que resulte más accesible al receptor, proporcionar un enunciado que aclare, que añada información cuando la idea que desea explicar resulta demasiado abstracta, confusa, difícil, etc. Esto facilita la comprensión y da cohesión al texto. Son marcadores de reformulación: es decir, en otras palabras, dicho de otro modo, o sea, etc.

Ejemplificación: Para facilitar la comprensión de un concepto suelen introducirse ejemplos concretos que se supone que resultan familiares para el receptor. Se muestra un caso particular, concreto, relacionado con un concepto más abstracto. Los ejemplos pueden darse a continuación del concepto o pueden precederlo según se vaya de lo nuevo a lo conocido o se utilice lo conocido como base para comprender lo nuevo. Son marcadores de ejemplificación: por ejemplo, a saber, es el caso de, etc. y signos de puntuación como dos puntos, paréntesis y rayas.

Explicación causal: Explica elobjeto o concepto a través de lacausaque le da origen.

Coherencia y cohesión

Cada vez que se utiliza el lenguaje se produce un texto, el cual puede ser definido como una unidad de lenguaje en uso (Halliday y Hasan, 1976). El texto es producto de una actividad verbal de carácter social, lo que implica destacar en él la intención del emisor, la situación de comunicación en la que se produjo y su carácter estructurado. Para que un texto se considere tal, no puede ser apenas una sucesión de oraciones sino que debe ser coherente y cohesivo. La coherencia implica que se perciba el texto como un todo; la cohesión supone que las oraciones están conectadas entre sí por elementos concretos.

Coherencia: es la adecuación a la situación comunicativa en la que tiene lugar (consistencia en registro) y la adecuación de las distintas oraciones que lo forman en relación con el significado (cohesión). La consistencia en registro se manifiesta a través de tres factores:

  • campo: es la acción social en que se produce el texto, lo que se está haciendo en ese momento, el marco institucional en que se inserta el texto (dar una clase, conversar con un amigo, etc.). Esto incluye el tema del texto.
  • tenor: es el conjunto de relaciones sociales que existen entre los participantes (docente-alumno, amigo-amigo, etc.). Incluye ubicación, género y acontecimiento. Debemos considerar emisor y receptor.
  • modo: es el canal por el que se transmite el texto. Esto incluye el medio (oral, escrito), el tipo de texto (narrativo, conversacional, etc.) y el registro (la variedad del dialecto elegido)

Cohesión: se manifiesta a través de relaciones léxico-gramaticales. Estas relaciones son las que indican que un texto no es una mera suma de oraciones sino una unidad de significado.

Las relaciones cohesivas gramaticales son:

  • referencia: se establece a través de pronombres. Un pronombre funciona como una instrucción de búsqueda: hay que buscar en el texto la expresión a la que refiere. Según el lugar en que se encuentre esa expresión, la referencia puede ser:
    • anafórica: en una posición anterior en el texto,
    • catafórica: en una posición posterior,
    • endofórica: dentro del texto,
    • exofórica: fuera del texto;
  • sustitución: consiste en reemplazar una expresión por otra. La expresión no es sinónima pero en el contexto refiere a lo mismo;
  • elipsis: es la sustitución por cero, se elimina un elemento que ya apareció mencionado;
  • conjunción: indica de qué manera lo que sigue se relaciona con lo que ya ha sido mencionado. Las conjunciones pueden ser: aditivas (agregan información), adversativas (contrastan información), temporales (ordenan en el tiempo), causales, consecutivas (indican causa-consecuencia).

La cohesión léxica obedece a elecciones que se llevan a cabo dentro de campos semánticos particulares. Un campo semántico es un espacio textual en el que se espera la aparición de determinadas palabras en relación con el tema tratado y el contexto de situación. Las relaciones cohesivas léxicas son:

  • reiteración: es la repetición de una misma palabra, un sinónimo, un antónimo o una palabra general dentro del texto (un hipónimo, un hiperónimo);
  • colocación: consiste en agrupar palabras porque pertenecen a un campo semántico común, por ello tienden a co-ocurrir en los textos (la presencia de una hace esperable la presencia de otras que vienen asociadas en determinados contextos)

Para seguir leyendo:

  • Halliday, M.A.K. y Hasan, R. (1976). Cohesion in English. Londres: Longman.
  • Menéndez, S. M. (2006). ¿Qué es una gramática textual? Buenos Aires: Littera Ediciones.
  • van Dijk, T. (1992) La ciencia del texto. Barcelona: Paidós.

Guía para escribir una monografía

Lo primero que debes hacer es elegir un tema para tu monografía (en ocasiones los profesores prefieren asignarte un tema elegido por ellos). El tema debe resultarte interesante y también de interés para el público al que va destinado tu escrito (tu profesor y tus compañeros, por ejemplo). Utiliza las siguientes preguntas para ayudarte a elegir el tema: ¿Me interesa el tema como para dedicarle al menos un tiempo de estudio? ¿Por qué es importante? ¿Cómo se relaciona con esta asignatura? ¿Está a mi altura? ¿Dónde puedo conseguir información sobre él? ¿Qué fuentes son mejores que otras? ¿Contaré con buena supervisión, con un especialista que me guíe? ¿Podré terminar el trabajo a tiempo?

Luego debes conseguir un tutor para tu monografía. Puede ser alguien que sabe sobre el tema, un compañero más avanzado, otro profesor… el tutor te puede ayudar a decidir si el tema que has elegido es apropiado para una monografía y puede orientarte a lo largo de todo el trabajo.

Luego es necesario leer sobre el tema (no olvides consultar a tu tutor para buscar material apropiado para ir leyendo). Es IMPOSIBLE escribir una buena monografía si antes no lees bastante sobre el tema :s

Si buscas textos publicados en Internet, selecciónalos según los siguientes criterios: sitios oficiales, universidades, instituciones reconocidas, revistas científicas internacionales y nacionales, información reciente o actualizada, sitios que ofrecen una explicación clara del tema desde el enfoque que quieres dar tu trabajo, etc. Selecciona unos cinco sitios y arma una ficha de lectura para cada uno de ellos: indica los datos de autoría que sea posible recuperar de la página (por ejemplo, autor, año de publicación, institución responsable, etc.) y copia el enlace para poder leerlo nuevamente más adelante. Luego intenta escribir en pocas líneas el modo en que se aborda el tema, qué dice, etc.

Si buscas textos en una biblioteca, es conveniente que elijas libros o revistas científicas. Para estos textos también debes indicar los datos de autoría. Si se trata de un capítulo entero o de todo el libro, seguramente será mejor escribir un comentario muy breve; en cambio, si es un texto breve, puedes escribir un resumen o síntesis. La idea es incluir información relevante para lo que luego será la monografía.

Cualquiera sea el texto que decidas escribir, siempre debes incluir los datos de autor y no debes copiar y pegar sino citar entre comillas (y agregar el número de página de donde lo copiaste) o parafrasear (decirlo con tus propias palabras). Los textos que vayas leyendo deberían ser actuales, de no más de 5 o 10 años desde su publicación…

Una vez que has leído bastante sobre el tema… puedes comenzar con la monografía propiamente dicha. Para ello es sumamente útil hacer un mapa conceptual que ilustre el tema que has elegido. El mapa será la guía para la redacción del primer borrador (y para la corrección posterior). Los conceptos elegidos en el mapa, probablemente serán los subtítulos de tu monografía.

Luego comenzarás a asociar las lecturas realizadas hasta ahora con cada parte del mapa conceptual… descartarás algunas (inevitablemente!!!)… necesitarás buscar otras…. y seleccionar lo que te parece que debes citar textualmente por ser un elemento importante y ver qué material se puede resumir o parafrasear.

Comenzarás a redactar el borrador del cuerpo o desarrollo teniendo especial cuidado al escribir, al citar, al redactar, al organizar la información en el texto, al usar conectores, etc. En el borrador del cuerpo de la monografía debes ir explicando el tema elegido. Generalmente no está precedida del título “Desarrollo” sino que es el desarrollo propiamente dicho y se organiza en partes, títulos o subtítulos.

El texto definitivo debe constar de una secuencia argumentativa lógicamente encadenada, dirigida a esclarecer el problema. Es posible usar diagramas o esquemas para aclarar el texto. Es importante ser claro al exponer, manteniendo un estilo propio. Cuando se escribe por primera vez, se puede imitar un autor preferido hasta que se adquiera un estilo propio: para ser buen escritor es necesario ser buen lector. No es bueno adoptar un estilo pedante, satírico ni hipercrítico.

Recomendaciones sobre la escritura:  http://www.unp.edu.ar/euev/Textos/decalogo.pdf

Para los datos bibliográficos es necesario seguir algún sistema de normas (por ejemplo las normas APA). Ten cuidado a la hora de citar: tanto para discurso directo (entre comillas) como para discurso reformulado (con las propias palabras) utiliza verbos introductores y frases para introducir la voz de otro. Por ejemplo: considera que, explica que, de acuerdo con, en palabras de (para discurso directo), explica que, al decir de, según, sostiene que, afirma que, etc.

A medida que vas escribiendo el borrador, es conveniente ir armando la sección bibliografía o referencias. Aunque los términos bibliografía, referencias y literatura citada se usan a menudo como sinónimos, el primero debe usarse cuando se presenta una recopilación completa de la literatura sobre el tema, el segundo cuando se presenta una selección de artículos y el tercero cuando todos los artículos citados en el texto aparecen en la lista de referencias y viceversa.

Cómo hacer citas automáticamente

Una vez que tengas el borrador del tema, debes revisarlo desde varios ángulos:

Ahora debes escribir la introducción. Su función es presentar el tema que se va a abordar, indicar qué resulta llamativo o interesante para ser estudiado, presentar los autores en los que se basó para obtener la información y orientar al lector. En general, sirve para situar al lector frente a las características, objetivos y circunstancias en las que has desarrollado tu trabajo. Puedes mencionar el tema (no desarrollarlo!!!), mencionar tus objetivos al seleccionar el tema, contar cómo está organizado el resto del trabajo. No confundir la introducción de la monografía con la introducción del tema (esta última es ya el inicio del cuerpo del trabajo y no lleva el título “introducción”).

Finalmente ha llegado la hora de escribir la conclusión, que ofrece un cierre, sintetiza lo expuesto hasta allí y destaca los aspectos más importantes de tu trabajo. No se trata de repetir lo que dice en el cuerpo del trabajo sino de exponer y justificar las principales conclusiones, reflexiones o resultados a los que has arribado sobre lo investigado. Podrás desprender nuevas cuestiones o formular nuevos problemas y dejar constancia de los problemas pendientes, que podrían ser retomados en otros trabajos.

Ahora puedes incluir otras partes:

  • Portada: Se trata de una página entera al comienzo del documento con los datos de la institución, asignatura, profesor, nombre el trabajo, estudiante(s), lugar y fecha. El estilo de la portada suele guardar relación con el contenido del encabezado y del pie de página.
  • Índice: En textos académicos, el índice suele venir inmediatamente después de la portada porque se trata de un escrito que será evaluado y ofrece al lector una idea global del contenido del trabajo.
  • Apéndice: En esta sección opcional se incluye información secundaria o material importante que es muy extenso. El apéndice se coloca después de la bibliografía o referencias. Ejemplos de información que puede colocarse en el apéndice: imágenes, cuadros, leyes, listas, datos, estadísticas, entrevistas, etc.

Antes de entregar el texto (y antes de imprimirlo!!!) debes leer la monografía completa al menos una vez y pedirle a tu tutor que también la lea (puede leerla algún compañero, un familiar, toda ayuda es útil cuando de revisar se trata…)

Listo!!!

—————————–

Para seguir leyendo:

Ander-Egg, E. y Valle, P. (1997). Guía para preparar monografías (4ª ed.). Buenos Aires: Lumen-Hvmanitas.

Botta, M. (2002) Tesis, monografías e informes: Nuevas normas y técnicas de investigación e información. Buenos Aires: Editorial Biblos.

Castelló Badia, M. (coord..) (2007). Escribir y comunicar en contextos científicos y académicos: Conocimientos y estrategias. Barcelona: Editorial Graó.

Disponible en YouTube